aun bebe…

mi nina! el cumpleanos feliz  te debe encontrar asi, feliz, plena, majestuosa como eres, magnifica, esplendida, maxima, como un nombre de pila perfecto, por demas.

te sientes (ironicamente) vieja ante un espejo que solo te devuelve la imagen del cuerpo de una mujer  vibrante y preciosa,  con el cabello mas brillante y vivo que he admirado en mi vida, con unos ojos oscuros, cejas perfectas y el envidiado lunar que tienes, cielito lindo junto a tu boca!

quisiera consolarte, riendome, de tu “vejez” cuando no ves la maravilla que se presenta ante ti, la vida entera, tus manos sobre lo que desees, tienes la inteligencia, los medios y el carisma para lograr lo que se te antoje.  Aprovechalos, carajo! Deja la sensacion de vejez para dentro de 40 anos mas, y aun asi, nos reiremos de ti!!! Vive tu plenitud y el mejor momento de tu vida!!!

Deja de mirarte al espejo y mirate

Hijita mia, mi hermosa y fragante bebe, que nacio “ya criada” como decian las tias al verte tan perfecta y rosada, y grande,  tienes todo en ti!

Llora lo que quieras, lamentate y grita, si realmente lo necesitas. Ya sabes, carino, ya pasara, this too shall pass, incluso este magnifico dia en el que te haces una exitosa mujer de 26 anos.

Recuedo el arroz con bacalao, plato de cabala magnifico y amoroso que me preparaba tu papa como cena  previa a tu aparicion tan proxima ya!

Hija, todo esta bien, siempre lo estuvo, siempre lo estara, eres magnifica y siempre lo seras.  Eres la Reina, y no lo digo yo solamente. Te aclama como soberana un publico variopinto que no ha podido vivir sin ti y sin tu guia…

Tu vida, tus exitos y todos los aderezos que desees se expanden frente a ti, y te esperan como amigos, con los brazos abiertos y con una sonrisa amplia, con amor, con buena vibra.

Te adoro muneca, que chevere que hayas sido mi hija, mi amiga muchas veces, mi maestra, mi reganadora, mi companera fiel. Te quiero muchisimo, mas de lo que imaginas y me gustas mas que el brownie vegano de Camilla, que ya es una exageracion. Deseo tantas cosas y no-cosas para ti, que no puedo ponerlas…MI nina, mi artista, mi muneca, ojala algun dia comprendas cuanto te quiero.

feliz cumple

No dejes de oir la cancion de esta nueva (o vieja) etapa

te quiero, mi gorda, torta de pan

10/10/10

Era un día muy extraño, las emociones tomaban turnos para inundarnos de alegría, miedo, tristeza, ganas inaguantables de dejar salir todo el llanto acumulado y por llegar, y sonrisas de anticipación por esta nueva vida que nos buscamos y en la que podríamos recrearnos. Día raro, si. Raro hasta en su nombre, 10 del 10 del 10, casi embrujado, propio de una profecía.
Era un domingo bonito y saldríamos en la tarde, solamente cosa de almorzar e irnos al aeropuerto. Las maletas ya estaban en los autos, en plural, pues no es fácil meter tantos años de vida y 6 almas en uno solo. Además, había que darle espacio a nuestra angustia, que estaba allí, con el cinturón de seguridad bien ajustado.


No fue un domingo de almuerzo familiar de los acostumbrados, no se escuchaban muchas risas, ni música altísima. Falto mucha gente, todos los de nuestra sangre prefirieron evitarse el dolor de dejarnos ir. Pero fue un almuerzo de cualquier forma. Probablemente comimos pasticho y tomamos vino con toda seguridad, aunque en realidad no lo recuerdo. Quienes nos acompañaron ese día se ocuparon de distraernos y están en nuestros corazones para siempre.
Viajamos como en una nube con una gran sonrisa congelada en la cara para asegurarnos a nosotros mismos y a nuestros aterrados y disimulados hijos que esta era una magnifica aventura que apenas comenzaba y fingimos a todo lo largo del viaje, la bajada al aeropuerto anticipando tráfico, la multitud chequeando sus vuelos, la comida del avión, el infaltable bebe llorón, el dolor de cuello por la postura, la escala en Lima probando chocolates de Britt, vuelta al avión y la llegada finalmente a la mañana fresca y azulísima de Montevideo. No recuerdo despedidas, no recuerdo abrazos apretados. Tratamos en lo posible de darle al asunto un sabor de naturalidad y de vacaciones.
Hace poco, nuestro hijo menor nos comentó que el peor día de su vida había sido el 10/10/10, que cuando el avión despego, sintió una desazón y tristeza tan profunda como solamente se puede sentir a los 14 anos. Es bueno habernos enterado de ese sentimiento recientemente. Me hubiera roto el corazón saberlo antes.
Ahora no, porque sé que está en su pasado y como quiera que sea, solamente va a aprender de ese momento.
Y ahora no, porque lo veo feliz, tranquilo, satisfecho, con amigos y con una novia dulce que ya tiene 2 anos a su lado. Además, estudia en la Universidad de la Republica, al igual que una de sus hermanas que está por terminar su carrera, que está feliz con su pareja y que ha trabajado ya en uno de los laboratorios más importantes del país. Su otra hermana ya se recibió, (se graduó mejor dicho, no soy ajena a esta nueva lengua) y trabaja en múltiples, demasiados diría yo, proyectos en la misma Universidad y tiene amigos, pareja y una seguridad en sí misma tan grande que la hace viajar sola decenas de horas a presentar sus trabajos y atender congresos internacionales de psicología. Al igual que sus hermanos es una chica centrada, tranquila, emprendedora y razonablemente feliz. Su hermano mayor hasta se casó acá, ha hecho varios estudios interesantes de cine, guion y hasta se convirtió en sommelier; su esposa que también es venezolana, esta continuando su carrera y asi mismo se ve bien.
Es posible salir a caminar en las tardes frente a un rio que insiste en parecerse al mar, o tempranito y escandalizarse con los tonos del cielo al amanecer y el canto de las gaviotas. Es cierto que, si tienes el dinero, puedes comprar toda la comida que quieras, nacional e importada, y todo el shampoo, desodorante, azúcar o café que se te antoje.
No me quejo, encontramos lo que buscamos. Nuestros hijos tienen oportunidad de vivir, estudiar y divertirse.
No me arrepiento tampoco. Es una decisión extraordinariamente estudiada y la volveríamos a tomar.
No pienso volver, no hay nada para mi allá. Espero seguir viendo a mi familia y amigos si puedo o al menos escuchar sus voces a través de la multitud de instrumentos que hay ahora. Todo tiene un precio. El Ávila no me llama, ni me interesa ver el suelo del aeropuerto de nuevo, si alguna vez conozco Los Roques y Canaima bien, y si no, pues también. Siento que me fallo, me traiciono y no merece mis suspiros y ni siquiera mi desdén. Ya se convirtió en historia pasada. Dimos absolutamente todo lo posible, trabajo, honradez, cuidado, lealtad y nos fue traicionando una y otra vez mas, con saña y sin permitirnos guardar esperanzas. A esta altura de mi partido, no me apetece seguir en la lucha, aunque lo hare desde la barrera. Punto. Le cuento a mis hijos, si, de como era antes, a riesgo de parecer una caricature desvaída, los insto a recordar avenidas y caminos, fachadas, comercios, voces, personas, colores y sonidos y aromas. Pero se van perdiendo con el tiempo. Yo misma estoy olvidando lo que quería recordar. Y está bien así. Nadie dijo que era fácil.
Y es difícil, muy difícil. Es un tema agridulce, es como bañarse en una de nuestras playas, sabes que el sol te esta quemando pero no puedes resistirte a la frescura del agua y el masaje de las olas.
El tema de no sentirse propio de ninguna parte es descorazonador, no entender tu antigua moneda, tus canciones o personajes actuales, ni de aquí ni de allá, te deja con los pies en la arena a la orilla del agua, socavada.Montevideo
Los cielos más bellos del mundo que yo conozco están aquí, flores desconocidas, exóticas, de colores y formas atrevidas, aves muy peculiares, con un bello penachito en la cabeza y paticas largas que ponen sus huevos en la tierra en el medio del camino y luego pasan toda su vida gritando para alertarte sobre sus nidos y sus huevos, otros que son maestros en la construcciones de hornos de barro en lo alto de los postes de luz o en cualquier “Y” de ramas de árboles, ñandúes salvajes, perros que más bien parecen hienas o leopardos, loritos salvajes que llenan las plazas como si fueran palomas. Arboles de hojas blancas como nevadas, extensas rocas de cuarzo de colores en el mar, focas, leones marinos, ranas lloronas, templos masónicos, signos de alquimia, vientos huracanados, granizo, olor a leña en invierno y a jazmines en verano. Es difícil parar de contar.
No nos creen cuando les contamos que todos los muchachos han tenido dengue, mis hijas no son “blancas” y somos poseedores de un “calorcito tropical” que huele un poquito a racismo entre su inquebrantable discreción , y ahora para los míos tengo un “acento”, y los otros descubren mi foraneidad por “ese tonito”. Un presidente quizo descatolizar a Uruguay y convirtió la Semana Santa en la Semana de Turismo, la Navidad en el Dia de la Familia y el matrimonio por la Iglesia en un capricho de algunas novias.
En nuestra incansable búsqueda de sabores e ingredientes, la milanesa, (a menos que no sea la condimentada de casa) los ravioles y los zapallitos se nos presentan antipáticos y repetitivos. Como entender el celebrar un cumpleaños con lo mismo que cenaste ayer y almorzaras mañana? No tienes interés en saber cómo lo celebran en el norte de la India? Por que te parece “una bomba” desayunar con una arepa y un huevo frito, y prefieres varios bizcochitos que además de deliciosos están elaborados con “grasa vacuna”, no quiero criticarte pero por que sin conocerlo detestas a Mickey por yanqui y prefieres visitar las playas de Cuba?
Por supuesto, no es tema de “mejor que” sino de “diferente a” , pero la línea es demasiado sutil para mi absolutismo y me desespero en no querer igualar el más esplendoroso y puro cielo azul con pinos creciendo en la blanquísima arena pero con un mar gélido no disfrutable e imposible de comparar a las palmeras, higuerotes y uvaplayas en un agua disfrutable durante todo el año.
Y tú, no digas que tome el camino fácil, no digas que fui cobarde. Te imaginas la fortaleza que se requiere para decidir despertarte todos los días en una tierra que no entiendes ni acepta las semillas que te llevaste escondidas? Sabes el valor que requiere plantarte frente a desconocidos, que son absolutamente todos los que te rodean, y tratar de entenderles en sus chistes ajenos, sus palabras de distinto significado, sus tallas de ropa interior, sus formas de abrigarse, su moneda e instituciones, sus cerraduras, sus desagües, su electricidad, sus distintos horarios? De formas de celebrar, de amar, de criar hijos, de enfermarse y de curarse? Te imaginas lo duro de haber decidido renunciar a recibir en tu frente el beso de tu mama, el abrazo de tu papa, las salidas con tus amigos, el abrazo del feliz año, las visitas a tu tia favorita, las piñatas de tus sobrinos. Pensaste alguna vez que no era espantoso perderse la vida de tus amores?
No digas que ahora lo tengo todo simplemente porque puedo escoger entre varios tipos de leche, sabores de yogurt, o hasta tinte para el cabello, porque tú mismo no te has dado cuenta de que esto no es algo extraordinario sino lógico, y no te pares a mi lado a ver como disfruto una botella de vino amenazándome con retirarme de tu red social mientras me señalas con tu dedo, y hasta te parezco odioso. Yo no estoy robándole nada a nadie, y te aseguro que el precio es muy alto. Y hago lo que esta en mis manos para aliviar en lo que puedo.
Te parece muy fácil haber dedicado toda tu vida al estudio, a la excelencia, a la formación y usar tus ahorros en llegar hasta acá y vivir en una habitación, repartir panfletos, vender helados, limpiar mesas y tratar de ahorrar algo para comprarte un muy necesario abrigo y quizás una bicicleta?
Te das cuenta de que no somos aquellos de los “‘ta barato” sino que ahora somos los “wow, que caro!”
Cada uno de nosotros vive su historia un poco rara y a veces imperfecta. Yo trato de sentirme lo más feliz que pueda y sobreponerme al temor y al dolor que se siente como parte de la vida.
No me arrepiento, y si, estoy muy agradecida

dia de la madre

Que alegría me da que ninguno de mis hijos haya proclamado a los cuatro vientos, aka Facebook, que soy la mejor madre del mundo entero, de la vida y del amor.
Yo se que no lo soy. Siempre han sido el amor de mi vida de todos modos, pero estoy mas que clara de que no lo he sido de ninguno de mis cuatro hijos, ni de mis plantas, ni de las mascotas que he tenido y tratado de cuidar y amar, ni de mi esposo que sabemos que muchos hombres necesitan a su lado siempre una dosis constante de amor de madre, ni de mi propia mama, que esta visto que los años nos arrojan sin piedad a los pies de nuestros hijos cual niños desvalidos.
He sido una madre terrible en muchísimas oportunidades dignas de castigo. Castigos que no me habrían afectado mas que mi arrepentimiento y penitencia eterna.


Estoy perfectamente clara en que se han sentido necesitados, solos, tristes, desamparados, sin esperanzas, enfermos, nostálgicos, enfurecidos, frustrados, y muchas veces no supe darles lo que precisaban; simplemente no me di cuenta sumida estúpidamente en mi propia miseria. O peor aun, pensé en aquello del amor duro y de hacerlos fuertes y autosuficientes.

Pero siempre han sido el amor de mi vida.

Se que los he hecho sentir avergonzados y abochornados en un intento de parecer su par y de sus compañeros, tratando de ser la mama a cuya casa quisieran ir sus amigos o parejas, a quien quisieran recurrir, tal vez tratando de ensenarles algo que saben desde antes que yo, o dejándoles ver como soy de verdad, acto que debe estar por siempre vedado a las madres y a los padres. Pues siempre deberemos estar por encima de Ustedes y demostrarles que nacimos aprendidos. Lo que he logrado es que escapen de casa rápidamente a la menor provocación, y quien puede reclamarles?

Pero siempre han sido el amor de mi vida.

Se que los he herido profundamente, con mis criticas y con mi, muchas veces presente, indiferencia. Se que he sido la peor de sus censores y probablemente no consigan en su vida alguien que los condene y los mire con el desprecio que puedo proyectar.
Pero hijos, si me han soportado, soportaran cualquier cosa que les lance la vida, y probablemente suceda así, me refiero a que a la vida le da por mandarnos cosas increíbles. La mayoría de ellas buenas, la mayoría de ellas lecciones para hacer o ver las cosas de manera diferente y tomar acciones distintas.
Y sufrir menos.
Para mi, nunca existira quien sea digno de Ustedes, dificilmente alguien puede llegar a ser merecedor de su amor, su confianza, su ternura, sus años de vida y compania. Asi, que por favor nunca acepten ni un pequeño fragmento de esa dureza y desprecio y amor sesgado al que los acostumbre. Sus parejas pueden esperar mi carino incondicional y eterno si veo en Ustedes una sonrisa en la cara y los observo felices, plenos y respirando tranquilos y profundamente al lado de esa persona especial.
Se que no les he acariciados sus cabecitas lo suficiente, ni los he besado tanto como he querido, se que por mas que cada segundo de mi vida esta lleno de pensarlos, desde el momento en que eran una remota posibilidad en una zona muy profunda de mi cuerpo, no son mios, andarán solos.
Ustedes, se presentaran ante sus errores y sus aciertos y por muchos centimetros y belleza que me lleven, siempre seran mis pequeños y deseo que sean fuertes, que sean duros, que sean robles y palmas, que sean flores y truenos,brisa y tormentas, arena y gotas frescas, que amen y sean amados profunda y totalmente.
Quizas los dane para siempre, pero no duden ni un minuto de la profundidad y fiereza de mi amor por cada uno de Ustedes. Por favor, aclarenle esto al terapista si lo necesitan alguna vez.
Aunque me crean cuando les digo que hay una mas bonita que la otra, alguien con mas fortalezas ante ciertas cosas, alguien mas dulce, o mas poetico, o mas cerebral, o mas a fin a mi, o con mas potencial para algo, es todo mentira. Es otra de mi forma terrible de despertarlos. La perfección es total en cada uno de Ustedes, mi amor los cubre enteramente, mi protección tratara de banarlos en cada momento.
Mis hijos, mis pequeños, mis cachorros, mis niñitos. Gracias por hacer de este, un excelente Dia de la Madre solamente por existir. Siempre han sido el amor de mi vida.


Y al fin, Bogota

Nunca había visto yo una gente mas fiestera que esos colombianos. Porque a los venezolanos nos gusta el bonche, pero como que hay cierto pudorcito, no? Pero acá, desde el aeropuerto de Medellin, y como era Halloween, casi todos los counters de las lineas aéreas y su personal, muchísimas azafatas y hasta gente de aduanas, andaban con sus disfraces, unos un poco mas discretos, pero abundantes Catrinas y Draculas. Y después de llegar al Hotel Blue Suites y salir a almorzar, no podía creer que el Parque de la 93 estuviera hasta el tope de adultos disfrazados.  Fueron a trabajar con su disfraz!! y en la noche??? La berraquera!!!! el desfile de la gente por las calles, todos disfrazados, la música, los grupos de autos y motos, de todo, y hasta en comparsa!. Yo sinceramente creo que Bogota es la mejor ciudad para disfrutar la noche de Halloween como adulto, haberlo sabido….
El hotel tiene buena atención y excelente ubicación, cerca del parque y todos sus restaurantes. Teníamos una reservación para una habitación matrimonial pero la cama era demasiado pequeña y aunque era cómoda, dormimos fatal. Esa habitación también era muy chica y nos tropezamos con las maletas todo el tiempo. Al día siguiente solicitamos un cambio por una de mayor tamaño y comodidad, y el Sr. Alex nos cambio personalmente a otra mucho mas grande y cómoda que disfrutamos muchísimo. El desayuno esta incluido y se sirve en un área muy bonita y tranquila. Ademas de lo usual hay algunos platos tradicionales como caldos, arepas, empanadas, etc Si pides huevos te los hacen a tu gusto y con mucha amabilidad. Siempre un buen cafe.

Nos fuimos caminando hasta el Parque para almorzar y entramos en El Corral Gourmet, donde comimos, creo que en mas de 4 ocasiones las mas ricas hamburguesas que he probado. Super originales y variadisimas, lo difícil es decidirse.

Esa noche cenamos en Pesquera Jaramillo y compartimos un Pulpo a la gallega, que mas parecia rebanadas de pota sin mucha gracia y luego yo pedí unos langostinos cubiertos con coco que estaban bastante buenos y un bacalao a la vizcaína que se arrimaba mas al lado de los malos platos. Una verdadera desilusión, que lastima!

Al siguiente día nos reuniríamos con la familia  fuimos a ponernos al día en Usaquen, que me recordó un poco a El Hatillo, al restaurante Beirut donde pedimos miles de platillos, pan, cremas, kibbe, cordero, ensalada, tabaquitos y cerveza muy fría! De allí, a la casa a seguir y darse cuenta de que lindo es retomar una conversación donde se dejo hace muchos años y disfrutar del cariño mutuo.

Nos encaminamos a Zipaquira a visitar la Catedral de la Mina de Sal. Tomamos un autobús regular como cualquier cristiano, pues no tuvimos tiempo de reservar en el Turistico Tren de la Sabana. Al final llegamos mucho mas rápido y nos ahorramos un montón de pesos. Ahí, en Zipaquira hay una mina de sal ultra profunda y allí, se va bajando y admirando las estaciones del Via Crucis talladas en sal, y se sigue bajando hasta llegar a la Catedral con sus inmensas naves y sus cruces. Es imponente y precioso. Como era un día domingo, estaban celebrando misa pues hay hasta bancos de madera. Es bueno ir mas temprano en la mañana de lo que fuimos nosotros, quizás llegar tipo 9 y estar pendientes del sol pues hay que hacer una cola bastante grande para adquirir los boletos, que por cierto ofrecen en varios combos, con tren de regreso al pueblo, visita al museo de la mina, etc. Para llegar a las instalaciones hay que subir a pie un camino bastante largo y yo me canse muchísimo. Así, que quizás es bueno tomar el trencito abajo, o un bus o taxi, o algo!
Nuestro tren nos paseo por el pueblo ensenandonos toda la parte histórica y nos dejo frente a un restaurante de comida a la parrilla que sirve unos platos enormes! Probamos ajiaco, mamona que es ternera, cerdo, morcillas, chorizo, mi amada yuca con mojo, arepas dulzonas, queso, mojo. Un poco tosco porque lo ponen todo apilado en un solo plato pero rico igual. Obvio que no pudimos terminarnos todo…
Otro día nos fuimos rumbo a Guasca, muy cerca de Bogota, tranquilamente y conversando. Mucho verde, un lago, montañas, una vista incomparable de la ciudad, clima fresco de la sabana y seguimos camino. En un momento nos encontramos con un grupo de soldados o guardias que nos saludaron con el pulgar hacia arriba. Para mi desmayo, y posterior alivio, lo que nos decían era que la vía estaba segura y se podía continuar. Entre tanta belleza natural es fácil olvidar los peligros de secuestros que azotaban a esta zona hasta no hace nada…

Llegamos a la Estancia San Antonio, una hermosa finca de verdes y suaves colinas, llena de flores, ganado finísimo, caballos, etc. Por todas partes se nota la mano de sus dueños, pues abundan los detalles, una carreta decorada, un farol especial, un banquillo para descansar,  una hermosa cascada frente al Restaurante Aponwao, hasta los  baños  públicos están repletos de cariñitos. Hay un hotel, el restaurante, un spa, caminerias, siembras hidroponicas de vegetales, flores  brillantes. Pronto pesca de truchas, paseos a caballo y cuanto sea necesario para pasar un lindo día o alojarse y desconectarse un poco. Puedo imaginarme que pasar una noche entre tanta naturaleza en comfort es espléndido. Nos sentamos unos minutos en el restaurante y los dueños, todos familia venezolana, se acercaron y nos contaron del lugar y sus inicios y nos obsequiaron con perfectos tequenos venezolanos y un ceviche con su leche de tigre bien logrado. También hacen quesos venezolanos y los envían a Bogota por encargo. Casi muero al saber que al siguiente día iban a “cortar” leche para la nueva tanda…Mi prima y yo decidimos en un futuro cercano quedarnos allí por una noche y disfrutar el spa, el paisaje, la comida, la estufa, todo!!!

Después de esto emprendimos el retorno a casita y paramos a almorzar en La petite Alsace, en el mismo paisaje de sabana  y en una cabaña fabricada enteramente de madera y súper acogedora pedimos sopa de cebolla, no la tradicional version francesa de consome con el pan tostado y gratinado sino mas bien una sopa espesita y full pimienta, luego variados platos de carnes curadas con chucrut y papas y  Codito de cerdo ahumado, especialidad de la casa. Tambien compramos un par de quesos de cabra madurados (finos animales que nos espían desde un lindo establo a la entrada del restaurante) que probamos de vuelta a casa con un pan canilla riquisimo y un par de botellas de vno tinto.  Finalmente, una de las noches nos acercamos a Kokorico, cerquita del hotel y pedimos para llevar pollo a las brasas con yuca frita y salsitas, a muy buen precio, bien rico y con guantes plásticos para no ensuciarnos las manos.

Bogota esta muy bien, al menos desde el punto de vista del turista, mas linda y grande de lo que recordaba, y con la posibilidad de ir a  Usaquen, Zipaquira y Guasca a un tiro de piedra de la ciudad, ademas de las docenas de hermosos locales donde tomarse un cafe o un trago en cualquier momento, parece una ciudad súper vivible y amena. Los centros comerciales de la zona, grandes y lujosos,  tienen tiendas de todo tipo y a su alrededor muchos locales resto-bar. La cantidad de gente en la calle, paseando y disfrutando al igual que nosotros, era increíble. Nuestros primos se encargaron, no solo de que disfrutáramos de nuevo el estar rodeados de familia, de familia extendida pues ahora sabemos de montones de primos segundos que emocionantemente nos piden la bendición y nos llaman tíos, sino de sus hijos, parejas, estudios, logros, sueños…Se me apreta el corazón de pensar en no poder disfrutar de esto cada día, físicamente, pero a la vez,  agradezco la maravilla de estar todos muchísimo mas cercanos  y conectados y saber de cada uno de nosotros a diario ahora que tenemos un grupo llamado acertadamente “primos”. Nos reímos a carcajadas, con los emoticones apropiados, mandamos nuestras energías, fotos de nuestros hijos, mascotas,casas, cenas, compartimos recetas, consejos, chistes, y puedo decir que he conversado mas con mis primos en estos últimos meses de lo que hice en varios años.

Bueno, una cosa por otra…

La ciudad de la Eterna Primavera!!! (que cuchi…)

Medellin, como te pareces a mi tierra! El verde y las colinas te abrazan por todos lados y tus sabores me hacen sentir nostalgica de mis frutas exoticas y mis empanadas fritas. Llegamos al Hotel Intercontinental Medellin, ubicado en la zona de El Poblado, ubicacion super conveniente para nosotros pues estariamos en un Congreso en el Centro de Convenciones y quedaba bastante cerca. Exquisito hotel, genial atencion desde el momento de llegada, te reciben con aguita helada y saborizada con limon, tamarindo extranjero, o narajas en lindas jarras y copas de cristal, sonrisas y elegancia, mucha vigilancia (pero casi imperceptible), comodas y amplias habitaciones con un lindo surtido de amenities, ademas de la esperada cafetera electrica, el mini bar y las batas y pantuflas.
El desayuno es buffet y es extraordinariamente completo, frutas, jugos, cereales, fiambres diversos, monton de panes diferentes (podia morirme con el relleno de queso…) y tambien buffet caliente con “calentao” una especie de arroz con pollo y vegetales que vi en varias partes de Medellin, arepas, pan de queso, frijoles, huevos al gusto, salchichas, panceta y excelente cafe siempre listo y delicioso.
La noche que llegamos nos tomamos una copa en el Bar del Lobby del Hotel, buen ambiente, relajado, ofrecen musica en vivo algunas noches (no esa…), y ordenamos una empanaditas crujienticas y con una salsita picante al lado riquisimas.
Tuve un inconveniente al hacer la reservacion a traves de Booking, pues tuve que cambiar la fecha de salida (un dia mas) y el sistema aparentemente estaba caido, por lo que decidi hacer una nueva con las fechas correctas. Magno error!!!!!! ni siquiera pude eliminar la reservacion anterior y al dia siguiente de llegar al hotel amanecio una notita debajo de la puerta diciendome que como yo tenia otra reserva me iban a cobrar esa estadia tambien. Yo, que tengo un problema psiquiatrico con el dinero y los gastos, casi me desmayo. Mi principe azul bajo conmigo al rescate y le explico a la joven de recepcion el caso, porque supuestamente habia sido por “no show” y alli estaba yo!!! y que el problema era de Booking y no podian hacer nada. Manuel pidio hablar con el Gerente, que en ese momento estaba ocupado. Finalmente, pudo conversar con el Sr. Diego Gomez Rendon quien le permitio explicar el “caso” punto por punto pudiendo solucionarse todo de manera perfecta y amable.
Bien por Diego, por su logica, dedicacion, buenos modales, excelente atencion y cordialidad, lo que lo convierte en un tremendo gerente!!! Mal por Booking que no deja cancelar algunas reservaciones aun con varios dias de antelacion y que no tiene un sistema que detecte una duplicacion de reserva.
No podre contar demasiado sobre los restaurantes de Medellin porque le fuimos fiel a uno que quedaba en todo el frente del Hotel y que nos fue recomendado alli mismo. Se llama Hato Viejo y llegabamos solo al cruzar (corriendo) una avenida. Alli comimos 4 veces y siempre fue estupendo, en especial la trucha a la parrilla que llega doradita y crujiente con ensalada fresca y yuca hervida. En su momento probamos la Bandeja Paisa, Carne a la parrilla, Sopa criolla de vegetales que incluia apio (del nuestro) y arroz con coco salado. Al llegar te obsequian una bandeja con arepitas y tostones, mantequilla y guasacaca para acompanar tu cervecita y referscarte en esta ciudad que en ese momento paracia del “Propio verano” mas que de “La eterna primavera”.
Los almuerzos, una vez comenzado el Congreso, fueron brindados estilo buffet caliente en el Centro de Convenciones y estaban bastante bien. No se quien era responsible de su preparacion, pero el servicio siempre fue amable.
Hay una nota que no supe a quien enviar para quejarme, aunque lo comente varias veces con la esperanza de que llegara a los oidos adecuados y se refiere a lo siguiente; Una de las actividades que se ofrecian era un paseo hasta una zona denominada El Mirador y luego una visita a un centro de artesanos que mostraba, y vendia, artesanias de todas las regiones de Colombia, tambien una corta visita a una tienda donde se podrian comprar dulces tipicos y otros productos comestibles. Ese era el plan. Eso no fue lo que paso. Salimos en autobus alrededor de las 6 de la tarde, una vez finalizadas las exposiciones y presentaciones de ese dia, y agarramos via hacia el aeropuerto. Nunca nos detuvimos en el mirador pues, aparentemente estaba muy nublado para poder apreciar nada. Ciertamente habia llovido un poco en la tarde pero a mi me parecio que la noche estaba clarita, de hecho, el autobus que venia despues de nosotros si se detuvo. Lo grueso del cuento en realidad se refiere a que llegamos a este centro de exposiciones, Caballo de Troya, que en realidad es una tienda tipo Hannsi (en Caracas) que si bien tiene productos de todas partes, su intencion es venderlos, no que los admires tipo exhibicion. Alli estuvimos bastante tiempo, muchisimo en realidad, y no nos dejaban salir de la tienda hacia el autobus para buscar abrigos ni nada (estaba haciendo frio) “Hasta que no estuvieramos todos juntos e ir caminando a la otra tienda de los dulces” que al final resulto un restaurante, Sancho Paisa, al que llegamos caminando por la orilla de la carretera. Caimos toditos como venaditos!!! No puedo describir la furia que teniamos la mayoria de nosotros, que nos sentimos cuasi secuestrados y enganados. Para rematar algunas personas del grupo decidieron cenar en ese restaurante por lo que nos informaron que tendriamos que esperar a que ellos terminaran y estuvieramos “todos juntos” (ordenaditos y calladitos, supongo) para volvernos en autobus de nuevo. Eramos un grupo de alrededor de 14 personas que no estabamos dispuestos a esperar y Manuel exigio que nos enviaran un medio de transporte para que nos regresaran. Despues de varios dimes y diretes, donde hasta la pobre chica de la tienda dio un mal paso y se cayo en la acera, nos enviaron una van donde cupimos mas o menos, yo iba como San Pancracio, pero ya lo que queria era llegar y comerme mi truchita. Al dia siguiente lo dejamos saber a montones de personas, nadie supo nunca quien habia organizado eso ni quien era responsible de este engano y mal rato. Una cosa es que te ofrezcan un paseo para admirar Medellin desde un mirador y luego una visita a una exhibicion de artesanias y a una venta de dulces tipicos y otra muy distinta ser arreados, sin salida y sin información.
Hicimos un paseo en autobus turistico para conocer la ciudad, pero debido al trafico y al calor, es un poco canson. Sin embargo el recorrido y la narracion son muy completos y amenos.
Fuimos tambien al Pueblito Paisa, en la cima del Cerro que lleva el nombre del Cacique Nutibara que recrea un tradicional pueblito de la zona de Antioquia de principios de siglo. Tiene su fuentecita en el centro de la plaza principal, su Iglesia y casitas alrededor a la usanza de los pueblos latinoamericanos. Cada casita es una tiendita con los souvenirs de siempre y tambien hay puestos de raspados, helados y comidas rapidas tradicionales. Es un sitio muy especial para admirar a Medellin y darse cuenta del tamano que tiene!!!
Me gusto Medellin, sobre todo por la gente, siempre fueron amables y educados, pero muy calidos, y me gusto sentirme rodeada de nuevo por gente de nuestra sangre y gustos.
Ahora, a Bogota!

Hola, Lima!

Hacia un tiempo que no aterrizaba en Lima de dia, no es que haya mucha diferencia porque igualmente no se puede ver nada desde el avion por la infaltable neblina, pues esta misma neblina es una constante en esta ciudad que ahora adornada con cientos de novios rojos sembrados en su seca tierra, le da un aspecto melancolico de fotografia en blanco y negro “arreglada” con estos intensos toques. Y llegar de dia significa que hay tiempo para hacer muchas cosas! El post es largo y mira que les he ahorrado muchos detalles, no dejen de escuchar la música para ambientarse enseguida.
Saludo al familiar aeropuerto, al cartel de bienvenida y al paseo hasta el hotel, justo debajo de los cerros de piedra que amenazan con tapiarnos a pesar de sus cortinas de malla. A la derecha, el gris pacifico con sus rocas cuyos colores solo se revelan cuando el agua las toca, verdes, ocres, blancas y corales, regresan a su sereno gris al secarse. Gris y beige de tierra.
Surgen los aromas en torrente para matizar la monotonia, y nos miramos complices y con anticipacion. Comenzamos con un almuerzo tempranero, por el cambio de hora, en  Punto Azul ahi mismo del hotel, con cerveza no tan fria como lo hubieramos deseado, aunque el clima no daba para tanto deseo, la verdad. Y llego mi esperado Pulpo al carbon con yuca frita, perfecto como siempre; mezclamos un poquito de tartara con el picante de rocoto fresco y nos quedo una salsa riquisima, buena para todo! Despues pedimos para compartir un Picante de Mariscos, quizas no habia mucho balance entre la cantidad de pota y calamar y la de camarones, pero la rica salsa cremosa y picante te lo hacia olvidar un poco, y aun mas al incorporar el fragante arroz peruano. No hubo espacio para el postre, otra vez.
Cumplido Punto Azul, reservamos para cenar en Madam Tusan el chifa de Gaston Acurio, para ya marcar los infaltables desde el principio. En lugar de probar los ricos tim san de la vez anterior, decidimos probar el Pato al estilo Pequines, o como es ya tradicional su jocosidad, la Fiesta del Pato. Y ademas en cuatro tiempos!!! Primero las crepes chinas con la piel super crocante y el cebollin con un lindo aro de aji limo, la segunda parte de la fiesta trajo carne del pato cortadita con hongos chinos, castanas de agua, cebollitas, etc y las mas frescas hojas de lechuga que he probado para hacernos una especie de taco que recuerdan los de P.F. Chang. La tercera parte, y como lo anuncio el camarero: Mas pato!, esta vez en un clasico guisado chino con vegetales servido sobre fideos crocantes. Ya para este momento estabamos mas que satisfechos, pero habia que probar el caldo. Lamentablemente se tardo un poco este servicio y estoy segura de que la razon fue la intensa afluencia de comensales que comenzo a llegar alrededor de las 9 de la noche. La primera parte de esta fiesta fuen en definitiva, no solo la mejor, sino que ademas superaba con mucho las versiones que comimos en Shanghai en nuestra busqueda del mejor pato. Muy bonito restaurante, muy afable servicio. Y ahora a descansar en el hotel de siempre, Hotel Ariosto, en Miraflores donde siempre hay una sonrisa y una bienvenida y el mejor desayuno del mundo entero, de la vida y del amor!
Al dia siguiente, y buscando recomendaciones de nuevos restaurantes, nos encontramos con Maido de cocina Nikkei, o fusion de cocina criolla peruana con cocina japonesa. Reservacion para almorzar de por medio, es un restaurante que ni siquiera esta anunciado visiblemente desde la calle, pero como llegamos caminando nos fue facil de ubicar. Fuimos recibidos, al igual que todos los que entraban, con un sonoro Maido! que sugiere una muy cordial bienvenida. El interior es otra cosa, acojedor pero con cierta majestuosidad, con sogas que cuelgan desde el techo en un diseno limpio e impactante. Nuestro camarereo insistio tantas veces en que eligieramos la ““experiencia nikkei” que acabamos cediendo, pero como conocemos muy bien nuestro apetito ordenamos solo una para compartirla. Igualmente, se pidieron varios Nigiris que de manera casi imposible podian llegar a ser aun mas exoticos que todo este melange Nikkei; se llaman “de mar” y “de tierra” y estos ultimos lucen sobre el arroz pequenisimos y distintos trozos de carnes maceradas y cocidas al carbon, en un caso mollejas perfectamente cocidas.
La experiencia tiene 14 platos diferentes y no voy a intentar describir cada uno, eso seria una maldad. Lo que si es cierto es que son, por llamarlos de alguna manera, poeticos y fruto de la union de imaginacion y destreza. Cada uno es unico y sorprendente por demas. Independientemente de que alguno no fuera de mi entera satisfaccion, el cuidado en la combinacion de sabores, la impactante presentacion de cada uno en envases muy diversos como piedras, maderas, vajillas extravagantes, que aunados al tiempo perfecto de servicio y la amable explicacion, hacen de esta experiencia algo inolvidable.
Yo soy una persona muy bien educada (…) y solo me gusta hacer comentarios halagadores, o quedarme calladita, pero en este caso, y muy a mi pesar, voy a contarles que el joven creador de todas estas maravillas, Mitsuharu Tsumura, estuvo durante buena parte de  nuestro almuerzo, que supero las 2 horas, sentado en una mesa muy cercana. Yo hubiera esperado que saludara a los comensales, o les dedicara al menos un gesto de bienvenida, pero nada de eso sucedió. Estuvo acompañado de un joven que hablaba sonoramente por su celular y luego por unos senores que le proponían una aparición en t.v. El divismo es una cosa seria. Ciertamente, casi nada es perfecto en esta vida.
En fin, a trabajar todo el dia siguiente y a recompensarnos con una rica comida china en el restaurante chifa Walok . Chifa se refiere a la fusion de cocina criolla peruana con la china. Quiero citar a un historiador muy amigo mio quien explica que finalizada una epoca oscura de esclavismo chino en Peru, los inmigrantes forzosamente se vieron en necesidad de ganarse la vida al no tener la “proteccion” de sus duenos, y al tener entre sus habilidades el cocinar, mas no el dominio del idioma castellano, preparaban ollas de arroz a su estilo y convidaban a los transeuntes a “Chi fa” o a “comer arroz”. Que bueno es aprender algo nuevo, no?
Bien, esta cena fue genial pues incluyo, para mi deleite la presencia de una ricura de bebe de dos meses de nacida a quien pude cargar a mi antojo y darles un respirito a sus padres. Gracias a Leslie e Isidro! Como de costumbre, el arroz chifa genial y super abundante, y Leslie nos recomendo el Pollo arrollado relleno de delicias  que paso a ser un favorito nuevo. Es un restaurante grande, comodo y recomendable para celebraciones y para familias.
Se nos termina el tiempo en Lima, y nos dirijimos a Polvos Azules, es un Centro Comercial/Mercado muy grande. Varios pisos y cientos de tiendas exhiben ropa casual, elegante, deportiva, tejidos, calzado, carteras, juguetes, hasta electrodomesticos. Impresionantes los puestos de calzado deportivo!!! hileras e hileras de zapatos para trotar, caminar, jugar futbol o tennis, en miles de colores! El encargo era comprar conjuntos deportivos de hacer ejercicio y encontramos bellezas y de muy buena confeccion, de “marca” a una fraccion de lo que que podrían costar en tiendas de un centro comercial como Larcomar, por ejemplo.
Hablando de Larcomar, este Mall esta encaramado en el risco de Miraflores y enfrentado al inmenso y aparentemente interminable oceano pacifico. Tomar una copa en cualquiera de los varios restaurantes con vista y disfrutar del atardecer, los infaltables surfistas y el sonido del mar es lo maximo!
Habiamos visto un programa de television que elogiaba a la polleria Hikari como la autora del mejor Lomo Saltado de Lima, lo cual sonaba como una mescolanza de lo mas interesante, nombre japones de una polleria que servia un plato rajadamente chifa? Pues alla nos fuimos con un grupo de amigos que incluia 3 ninos y nos encontramos con tremenda fila para entrar. Pero como eramos 7 personas, pronto se desocupo una mesa grande y entramos. El restaurante es comodo pero muy escandaloso, varias familias decidieron celebrar cumpleanos y ademas habia musica en vivo por parte de un muchacho de mirada vidriosa que tocaba un piano electrico a un volumen muy cruel. Casi no podiamos ni conversar, pero asi y todo, brindamos por nuestro encuentro con pizca sour, cerveza helada y chicha morada como debe ser!!! Pedimos el recomendado lomo saltado que ciertamente estaba muy bueno y los ninos y yo pedimos pollo asado con papas fritas y varias salsitas criollas. Es un restaurante bastante asequible, familiar y cuya cocina no alberga mayor misterio.
Esa noche y despues de pasear por la cada vez mas cuidada Miraflores, decidimos probar los tan aclamados sanguches peruanos; asi que en la Sangucheria Criolla (no hay error, por si acaso) La lucha, pedimos uno de pavo, uno de lechon asado y uno de chicharron de cerdo. Uno de los mejores panes que he probado, ligero y a la vez crujiente sin exageraciones maltratantes. Varios envasitos contenian mayonesa, aji, crema de aceitunas, y otras para aderezar a tu gusto. Para satisfacer nuestro deseo de frutas tropicales, ahora exoticas, pedimos un jugo de guanabana que lamentablemente no estaba demasiado rico y a pesar de ser extraordinariamente espeso, estaba bastante insipido…
Tratamos siempre de buscar mariscos y yo especialmente camarones, asi que buscamos un nuevo restaurante especializado en ese tema y llegamos a El Mercado, de Rafael Osterling. Afortunadamente habiamos hecho una reservacion para almorzar temprano, pues era domingo y la cosa puede ponerse tensa. Cuando llegamos, en efecto habian algunas personas esperando, pero nosotros entramos cancheramente anunciando nuestra reserva! Pobres almas que esperaban en la acera, pues el restaurante no tiene un area designada para tal efecto. Yo sugeriria pasar a la barra, por lo menos para estar adentro de una vez. La decoracion es informal, agradable y tiene una banda de cantos de pajaros, que a veces te hace mirar hacia arriba con temor. Pedimos un Cebiche galactico, pulpo a la parrilla bien preparado pero extranamente acompanado de champignones y papas, y luego una hermosa cesta con una barbaridad de langostinos gigantes “arrebozados” con panko que estaba delicioso!!! La carta es bastante amplia y a pesar de ser mayormente criolla pues hay tiradotos, causas, tacu tacu, etc ofrece tambien sushi, sopas y chaufa. Excelente restaurante aunque el servicio se copa un poco por la cantidad de gente. Salimos de alli y dejamos detras mas de una veintena de aspirantes a comensales que tampoco hicieron su reservacion….
Mañana tempranito a Medellin y luego a Bogota!

 

Una vida medio prestada

Siempre me gusto la sensacion de la tierra entre mis dedos, del sonido y el olor de los animales de mi granja de mentira, del viento, las gotas de lluvia y el sol que alimentaban mi siembra.
Y yo alli, percibiendo esa energia, siendo testigo de esa maravillosa transformacion y crecimiento, alabando y sintiendome una sola con ese verdor y con ese cacareo.
La vida no me puso en un lugar rural como era mi llamado inicial, por eso tome prestado algunos metros a mi urbe y la transforme en campo, la transforme en mi chacra personal, en mi corral, donde me levantaba con el canto siempre bienvenido de mi gallo malo y rebuscaba en la oscuridad los huevos de sus mujeres que se escondian de mi tras las bravias alas machas.
Esos tibios huevos alimentaron a mi familia por muchos meses, formaron parte de pasteles de cumpleanos y de nutritivos platos que tenian sabor diferente pues sabiamos exactamente cuanto maiz comian nuestras gallinas, cuantos insectos sacaban del pasto, cuanto habian corrido perseguidas por mis perras que tambien aspiraban a ser pastoras, si mi anciana madre en un alarde de consentimiento les habia brindado comida de la mesa, cuanto tiempo habian reposado bajo los altos oreganos y romero aderezandose sin saberlo…
Tuve 4 gallinas coloradas y un gallo malo al que le tenia mucho miedo A ese lo cambie por otra gallina que resulto mas timida que un pollito. La pobre sufrio mucho cuando se trato de integrar y hacerse amiga de las otras que nunca la aceptaron, no se si por nueva y mas joven o por haber sustituido al senor de las grandes espuelas y mirada maligna. La tratamos mejor y diferente y ella nos recompenso poniendo un huevo en el sillon de mi esposo
Tambien tuvimos conejitos que anadian color y trabajo a nuestra granja de juguete. Conejas que se quedaban prenadas al mismo tiempo y juntaban su lana para parir varios gazapitos al unisono. Animalitos rosados y que parecian salchichas hervidas que daban vueltas sobre si mismos y que amanecian un buen dia como preciosos munecos de peluche que funcionaban a bateria.
Lo que siempre quisimos tener fue cabras, muchas muchas cabras. Tuvimos amigos que tenian cabras y viajabamos varios kilometros una vez a la semana a su granja para regresar cargados de litros de leche fresca que bebiamos por vasos y que convertiamos en deliciosos quesos y perfumados jabones. Aprendimos a hacer quesos cremosos de nombres exoticos que me transportaban a verdes campos donde los grupos de animales semejaban nubes. La leche fresca juntada en una olla con aceite de olivas, de maiz, de coco, con un poquito de azucar y de sal se convertia en suavizantes jabones que regalaba con placer. Me conectaba con las cabras mirandolas a sus cuadradas pupilas y hablandoles de mis planes con ellas, ellas me seguian por el campo extasiadas con mi charla y mis caricias que devolvian con lenguetazos a mi sudada cara.
 
Al final si tuve un par de cabras. Una es de tela y es un macho hermoso, blanco y fuerte que planeo regalar a mi primer nieto para que juegue, la otra es una cabrita pequena, marron, con una ubre inmensa y durisima porque es de plastico. Esta es un adorno en mi bano.
Disfrute tanto a mis animales como disfrute mis vegetales. Flora y fauna en esplendor tropical, pues para ese momento mis raices estaban en un pais tropical, con tibia brisa constante, con sol y chaparrones de lluvia que despertaban a juro la productividad de la tierra. Es dificil hacer un conteo de las maravillas que cosechamos en aquellos poquitos metros urbanos. Papas nuevas y grandisimas, calabazas redonditas e inmensas, calabacines firmes, berenjenas de color indescriptible, vainitas que crecian ante tus ojos, tomates de variados tamanos, pimentones, ajies desde uno dulce y oloroso hasta el mas feroz, caraotas, cambures, parchitas, chayotas, patillas, lechosas, melones, zanahorias, mani, girasoles desde amarillos hasta color vino, mostaza, alpiste para el placer de mis gallinas, maiz dulce, indio y hasta peruano morado, cilantro, hierba buena y menta, perejil de hojas gigantes para regalarle a mi hermana casada con un arabe, cebollas y cebollines, ajo porro, celery, ajos para tomar sus tiernas hojas y cocinarlas con huevos frescos para el desayuno del primer dia del ano y traernos buena suerte, lechugas, espinacas, acelgas, achicorias, repollos, coliflor, brocoli. Una inmensa planta de los mas dulces higos que se convertian en frutos abrillantados con cristales de azucar que hacia mi suegra, en mermeladas y en acompanantes de embutidos con miel para deliciosos primeros platos. Otra planta inolvidable es una de limon persa, sin semillas, que compramos cuando media medio metro y tenia 2 limoncitos colgando de sus ramas como si fuera un arbolito de navidad. El viaje no le gusto y aunque siguio creciendo, no quiso cargar mas. Un buen hombre, hombre de campo ciertamente, me dijo que le diera unos golpecitos en el tronco “para despertarlo” y semanas despues comenzo a florecer y a cargar sin parar por todos los anos que vivimos junto a el. Era tan hermoso que lo adornamos con luces pequenitas que encendiamos de noche y honramos sus ramas con todo tipo de aderezos. Al final, crecio tanto, que pudimos colocar una mesa debajo de el y nos sentabamos a su cobijo en muchos de nuestros almuerzos y cenas.
Todo en su momento, todos a su propio y exclusivo tiempo, sus semillas enterradas con reverencia y maravilla, con la esperanza puesta en que de nuevo la tierra nos brindaria alimento, cuidaria de nosotros a cambio de amor y respeto. Nuestra madre, de donde venimos y a donde volveremos.
Pero como decia, esa fue una vida prestada por varios anos. Pero a su vez a lo largo de ese tiempo pude apreciar lo que mujeres con las que yo sonaba, eran capaces de hacer. Mujeres reales, de manos increiblemente asperas y tan suaves como la seda. Manos fuertes que escarban la arena para recoger diariamente cientos de almejas y otras conchas que venderan al mercado, pero tan suaves que quitaran los granitos de esa misma arena que el viento marino deposito en las mejillas de sus pequenos hijos.
Mujeres con la espalda doblada y adolorida de tanto arrancar malas hierbas que amenazan su trabajo y su siembra, pero tan recta en su orgullo de ser mas veces que menos, la principal proveedora de su hogar.
Sonrisas y amabilidad abundante fue lo que encontre, en esos incontables paseos que me hicieron testigo de vidas duras y coloridas.
Mujeres de mar, que esperan la llegada de sus hombres con la pesca del dia con un cafe caliente que les anime el cuerpo, que ayudan a descargar el bote o a vaciar el tren, que limpian los pescados, los cocinan y lo venden envueltos en fragante masa de maiz en los innumerables mercados del oriente de mi pais original.
Mujeres de campo, que se levantan antes que el sol, antes de que los gallos despierten, que le cantan dulcemente a sus vacas porque saben que asi daran la mejor leche. Que regresan a la casa bajo la luz de los luceros cargadas de alimento para sus hijos, para el cafe del marido, para el queso de la familia.
Mujeres con la sonrisa rapida, con el juego y las canciones infantiles instantaneas, con el coqueteo a flor de piel, con la palabra sabia por herencia y por edad, con la esperanza siempre alli, indomable como ella.
Mujeres de aire, de fuego, de agua y de tierra. Mujeres que saben y pueden vivir adonde la vida misma las lleve. Que tienen a sus bebes agarrados de sus faldas y ensenan a los mayores a ser hombre y mujeres de bien a tan corta edad, porque eso fue lo que le ensenaron a ella, mujeres como ella misma, desde el comienzo de los tiempos.

 

Muy Buenos Aires!

Fue una visita relámpago, en gran parte por los relámpagos que iluminaban una parte de mi cerebro que solamente la retina sabia donde quedaba. Yo trato de no meterme demasiado en lo que mi macula y retina hacen rodeadas del humor vítreo que como que no estaba de buenas.
Lo cierto es que después de demasiadas semanas de reposo, innumerables gotas, rayos láser, crioterapia, esponjas de silicona, bandas esclerales y vaya Usted a saber que otros detalles de una tremenda cirugía en mi ojo izquierdo, (que quiso emular a su vecino  y le dio tambien a su retina por desprenderse poco a poco  pero indeteniblemente), los restos de visión  que quedaron alli, se fueron oscureciendo, como cuando ya la noche se instala en nuestro atardecer, y me dijeron que bueno, que ya no había nada mas que hacer, la visión no iba a regresar, así que a asumir esa perdida definitiva y ya!
No quiero hacer el cuento largo y tedioso como casi todos los cuentos de dolencias, pero gracias a un querido amigo venezolano a quien consultamos por teléfono, llegamos a un especialista en Buenos Aires, quien me atendio a la siguiente tarde, vuelo de Aerolíneas Argentinas de por medio, y decidió operarme el 20 de diciembre, justo antes del fin del mundo. Misma operacion del ojo derecho en Caracas, minus el espantoso reposo cabeza abajo.
Cirujano, equipo, centro medico y ambiente excelentes y ultra cariñoso. Algo muy necesario para el estado de derrota con el que entre…Para quien desee saberlo, esta nueva cirugía, puso en su lugar a la retina y a la macula escapista y  el aceite de silicon se asegurara de que todo siga de esa manera. Dos evaluaciones posteriores así lo atestiguan. Despues de tanto traqueteo la vision pasa a ser algo secundario y  en seis meses ya se vera! (eso espero al menos)
Pero, aunque uno no vea bien, tiene que alimentarse, asi que no hubo desperdicio en ese aspecto!
El dia que llegamos antes de tener la primera consulta almorzamos un par de empanadas criollas a la sombra de un árbol, en un parque justo frente al consultorio. No era caso perder tan importante cita por estar dandonos de exquisitos en ese momento.
El hotel escogido, Etoile, en todo el frente del magnifico cementerio de La Recoleta, quedaba a pocas cuadras del consultorio y muy cerca de varios y excelentes restaurantes, como ya se vera. Muy buena atencion del front desk, habitacion grande, bonita y comoda. Muy recomendable.
Esa noche, para celebrar la esperanza, Manuel reservo mesa en Chez Nous, en el Hotel Algodon, y como quisimos probar casi todo el menu, el Chef accedió gentilmente a porcionar tanto los entremeses como los platos fuertes, asi que nuestra cena consistió en langostinos, huevo de campo, cordero y pecho de pato, perfectamente preparados y mejor acompanados. Nada de postre por favor y si una esplendida botella de Reserva Malbec 2009 de la finca Algodón Wine Estates, expertamente sugerida por la Maitre D’ quien nos guio toda la noche con un dulcísimo acento español. Una cena excelente que cubrió la angustia con una colcha exquisita!
Al dia siguiente y en ayunas nos fuimos a la clinica donde se haría la cirugía, y el chofer del remisse hizo del viaje de casi una hora una verdadera delicia haciendonos reir haste de la politica!. Horas después ya en el hotel y con mi ojo castigado nuevamente, almorzamos comidita china de un restaurante cercano al que Manuel fue y pidio para llevar. Rico todo, dentro de un poco de neblina recuerdo langostinos y crujientes lumpias. Para cenar, otra vez take out, pero esta vez comida armenia que recuerdo un poco mejor, ricos tabaquitos de hoja de parra, labne muy cremoso, queso de cabra, kibbe frito y pan recién hecho.
Al dia siguiente y como habia amanecido mundo a pesar de las predicciones, nos atrevimos a correr suerte y salir a almorzar muy cerca, al restaurante Jose Luis, especializado en cocina española y de mar, donde disfrutamos de una espectacular Parrilla de pescados y mariscos con una botella de Merlot Luigi Bosca.
En la tarde, aun no se habia acabado el mundo y el doctor me retiro el parche felicitandose merecidamente por una operación muy exitosa y de 10 puntos! Podia irme ya y debia regresar en 3 semanas, no solo para probar otros restaurantes sino para hacerle un seguimiento al asunto. Nos fuimos a celebrar al restaurante del Club de Arquitectos, todo esto en Recoleta igualmente, donde la comida es muy creativa, pero en algunos casos poco balanceada en los sabores. Por ejemplo,  yo pedi una tarta crujiente de queso de cabra con tope de rebanaditas de calabacin. La tarta era super rica pero demasiado, DEMASIADO calabacín, el delicioso magret de pato estaba en fetas un poco gruesas lo que dificultaba su corte. Pero por otra parte ahi probe un excelente postre, trozos de pina fresca en un ligerísimo almibar perfumado de salvia al lado de un sublime mousse cremoso y semi helado.
Bueno, total que  poquitos dias antes de mi cumpleaños nos fuimos otra vez a BAS, ahora por bus y rio/mar en un agradable viaje por Buquebus desde Colonia y de nuevo me alegraron con el visto bueno de mi ojo animandonos a continuar con la celebración. Había un temita con la presión ocular que se corrigió con unas gotas. Ahora debo volver a principios de marzo. Que tal? nada mal estos viajecitos a Buenos Aires, eh?
En esta segunda oportunidad llegamos a mediodía y almorzamos de nuevo en Jose Luis, yo una decena de riquísimos langostinos sencillamente a la plancha y Manuel un delicioso filete de Chernia. El implacable verano lo mantuvimos a raya con una botella de Chandon Brut Nature. Lamentablemente no aconsejo la natilla catalana para nada.
Para cenar, y despues de que nos rebotaran de Pecora Nera por no tener reservacion,  fuimos al Restaurante del Hotel Club Frances, hermosisimo edificio de los que me ponen a sonar, full marmol, hierro, molduras, cuadros, techos altisimos… Imagino que las habitaciones deben ser esplendorosas. El menu es bastante reducido y falto de brillo, pero de nuevo el postre salvo con creces la cena. En este caso fue un chaud frois de coco y la pina que amo, con helado de nueces varias y sambayon crujiente. Delicioso!
Entonces, el jueves que nos regresabamos en la tarde a Montevideo y reservacion adelante almorzamos en Pecora Nera una deliciosa ensalada de rucula, bocconcini, almendras tostadas y crocante de mollejas, abadejo al horno estilo mediterraneo y risotto de ossobucco. Esto con un Trumpeter Merlot para hacer coincidir lo rotundo del risotto con el perfume del abadejo. No postre por hoy.
Pasamos gran parte de la tarde en un banco sombreado frente al Cementerio y Manuel hasta durmio unos minutos mientras yo le acariciaba el cabello sobre mis piernas y arrullados con la melodia de “Agua fria” de un vendedor ambulante.

 

el pais ajeno…

Y no tiene que ver necesariamente con el viento político que sopla desde hace ya demasiados anos en mi país. Ni siquiera voy a decir mi patria, pues este desapego que siento comenzó hace aun mas anos atrás, cuando empece a sentir una lejanía melancólica y frustrante que me separaba del Avila y de las costas de aguas increíbles. Ahora lo veo desde lejos, y como una posibilidad de visita aun mas remota que ir, no se, digamos a la luna. Una amiguita me pidió hace varios días que la ayudara con una tarea en la que debía nombrar alrededor de 10 características de los venezolanos, rasgos buenos o rasgos malos, positivos o negativos, deseables u odiosos, como fuera… Pan comido! facilito! comencé a explayarme con esa tendencia mia a escribir y escribir y escribir, y lo que iban a ser unas simples lineas se convierten en párrafos casi interminables. Perdón por esa… El venezolano es cordial. Y es cordial en el sentido de que siempre esta dispuesto a conversar con el que tiene al lado, independientemente del sitio. En una consulta medica, en la cola del banco, en el pasillo del supermercado, en la camionetica… De paso no conversamos del calor que hace o de cuando parara la lluvia, o se acabara este palo deagua (para decirlo propiamente, porque aunque no lo desee, el uruguayismo se me esta metiendo por las venas junto a los alfajores y el tannat)
El venezolano es bromista. Y es bromista en cualquier circunstancia, tanto que le es facil hacer bromas sobre sucesos tristes o dramáticos y es fecundo en chistes pesados y oscuros. No deja pasar una oportunidad de meterse con sus amigos y conocidos, de una manera muy afable, por supuesto. Si estas bien vestido, te vas a sacar la cédula, si te cortaste el cabello es que te sacaste punta, si engordaste un poco, como que estas pasando hambre, no? y pare de contar. Siempre habrán chistes si hay un terremoto en alguna parte, o sobre algún moribundo y su esposa. El venezolano es “amiguero”, así abundan los hermanos queridos, los “primos” y las comadres por docenas. Se enamora de los recién conocidos con una facilidad abrumadora y de allí el ir a echarse unos palos, tomarse un cafecito o ir a merendar en alguna cafeteria bien bonita y de moda con alguien de quien se tiene una muy escueta referencia. El venezolano también es aventurero en el sentido de que le encanta viajar, conocer nuevos restaurantes, distintas comidas, acoge a los extranjeros como extensión de su amiguerismo (y no amiguismo, que es un animal muy diferente…). Es super bonchon y de todo hace una fiesta, o un fieston, aunque sean 4 almas nada mas. Todo es motivo de celebración, y todo se celebra entonces. Afortunadamente.
Pero el venezolano también tiene cosas malas, aunque no lo parezca y sean lo de menos. Por ejemplo, el venezolano es muy sangre caliente y se altera facilmente. La gritadera venezolana nos descubre en donde estemos. Cuando mis hermanas me visitaban en mi casa, mis hijos ya sabían que teníamos visita desde el piso de arriba, y eso que solo tomábamos cafe. Pero así como nuestras carcajadas ensordecen, también lo hacen nuestros insultos.Se tornan  una competencia y gana el que pierda la voz de ultimo! Nada como estar en una cola en la autopista alrededor de las 6 de la tarde de cualquier día, sobre todo debajo del puente de Altamira donde los canales no están marcados y se estrecha la vía. Nadie dejara pasar a nadie y dependerá del tamaño del carro o de lo nuevo que este, para atreverse uno a cambiar de canal. Yo siempre me iba pegadita de la reja del aeropuerto y así eran ELLOS los que tenían que pedirme permiso para entrar a MI carril. Lamentablemente en muchas ocasiones termina a punta de punetazos o de tiros Dios no lo quiera! El venezolano también es procrastinador y como estoy segura de que esa palabra no existe en español quiero referirme a esa tendencia de dejar todo para después, mas tarde, mañana. El vuelo sale esta noche? bueno, tengo tiempo de hacer las maletas todavía… Hasta cuando son las inscripciones? Uff! si ahora es que falta… y como todos piensan lo mismo, el ultimo día nos vemos allá, hablamos con el que esta al lado en la infinita cola del colegio y nos quejamos de la ineficiencia de todos los anos sugiriendo ademas nuevos procedimientos para agilizar la inscripción de nuestros hijos. No los tienen en los registros desde hace siglos, de todos modos??? Porque también en eso somos “expertos”, nadie hace las cosas mejor que nosotros. En mi caso me dejo distraer rápidamente con cualquier otra cosa, y justo ahorita, que debo ir a pagar el agua, estoy escribiendo… También es odiosa la “viveza criolla”, esa cola no es para mi, esa cola debe ser para otros tontos, y así nos pasamos gran parte del día, suponiendo que no somos nosotros esos mismos tontos. Que difícil es hablar sobre los venezolanos y en venezolano sin el uso de malas palabras; ese es otro gran atributo cuya corona lleve durante mucho tiempo. Mija, la cola es aquí! Ah no claro, debe ser que tiene una palanca allá dentro, un amiguito que la va a pasar, seguro. En el banco hay que anotarse en una carpeta dejando por escrito, para quien quiera leerlo, que llegamos a la agencia a las 10:07 a.m. y que queremos tramitar algo de Cadivi. Pero siempre va a llegar el vivo que dice que no sabia que había que anotarse y que tiene dos horas esperando pero que estaba afuera porque “como aquí no se puede hablar por celular…” Otra cosa es la altísima autoestima del venezolano, alimentada ademas por las incontables reinas de belleza. La venezolana es bella, esta super pendiente de la moda, de hacer dieta, primero muerta que sin maquillaje, se endeuda para tener zapatos de trotar de los últimos que salieron, joyas, peluquería, pintas, Avon, ropa intima, etc. El hombre no se queda atras, cabello bien cortado, mejor perfumado, chemisses impecables, bluyines de marca y de moda. Porque esa es otra, la mayoría es marcuisima y tiene buen ojo para detectar rapidamente si tienes puesto algo bueno y si no, no importa porque si la compraste en Walmart o Forever 21 también vale, porque viajaste! Y así, segui haciendo la tarea de mi querida amiguita, hasta que la sonrisa se me borro de la cara y en perfecto uruguayo me dije: Para, para! (con acento en la ultima A) este es mi venezolano, el que yo recuerdo y con el que me identifico, pero ahora resulta que esta en franca extinción. Las cosas son muy distintas ahora y cada vez se hacen mas diferentes a lo que yo recuerdo y anoro. Porque ahora muchos estamos como temerosos, a la defensiva y pisando un terreno que bien puede estar minado; y muchos otros están como a la ofensiva por su parte. Nuestros hermanos del alma pueden haberse convertido en nuestros enemigos, por obra y gracia de diferente un pensamiento político (que no es ni político la verdad) . Familias enteras se han distanciado en el cariño y se detestan. Pero lo que antes solamente nos hacia esperar cinco anos para que nuestro color fuera el que gobernara, y casi nada cambiara a los efectos prácticos, se termino hace tanto tiempo que mi hijo tenia en ese entonces 2 anos de edad y ahora esta por graduarse del colegio. Conocidos para irse de cafe, o de tiendas? ni loca! Mis amiguitas y amiguitos de siempre, en lugares y corazones comunes. Mis hijos a una fiesta en casa de una amiga recién conocida? que va! Y si resulta hija de alguien pesado del gobierno? 15 anos en La Esmeralda? hummm…y si resulta hija de alguien de la oposición y le allanan la casa, o lo están esperando para darle unos tiros? Donde es la fiesta, mijita? ah no, te volviste loca, tu crees que es prudente salir a las tres de la mañana a buscarte, para que nos secuestren? Y esa fiesta no terminara mejor a las 6 de la mañana? así hay luz ya y es mas seguro salir… No corazón, inventen otra cosa, venganse pa’la casa y hagan lo que quieran acá, pero no se arriesguen. Y las ridiculeces que acabo de decir sobre la autoestima y la belleza del venezolano? Trajes bien cortados y zapatos puliditos? no mi amor, bermudas y camisetas sin mangas en plena ciudad que no en la playa o conjuntos de terciopelo que gritan “mamita!” en la estirada pechera. Hombres y mujeres en chancletas, que como diría una sabia de la familia, siempre serán mujeres en chancletas. La ordinariez campea en una mitad de la población y amenaza con aumentar. Por eso, la ultima vez que fui a una de las increíblemente bellas playas del oriente, a la cual llegamos a las 10 de la mañana en una embarcación pagada, la desvergüenza y franca cochinada nos obligo a regresar a puerto seguro al cabo de apenas dos horas. Entramos al agua mi amiga y yo tratando de hacerles un cordon sanitario a nuestras hijas y evitar que sus papas escucharan las porquerías que les decían y no se armara el, zaperoco, digamos. Un grupito de jóvenes “bien”, con todo el derecho que les da su nacionalidad, trataban también de disfrutar de la playa y supongo que hacían oídos sordos a los comentarios soeces sobre los lindos atributos de las muchachas que estaban con ellos y a las dudas sobre sus respectivas hombrías pues uno de ellos se puso bloqueador solar y el otro quiso utilizar un peine. Por supuesto todos estos comentarios fueron efectuados en voz alta y sin ningún disimulo ni tacto, por un grupo de banistas que estaban exactamente detrás de ellos y que incluían a sus parejas y a sus hijos, quienes a su vez coreaban su barbarie con mas burlas. Nunca he sido de ponerme gorras con los colores patrios, ni de llorar cuando recuerdo el Avila,  pero me encantan los plátanos fritos, los mangos, el queso blanco, hago hallacas y voto en cada elección. Mi politica es como la colombiana anti guerrillera: Tolerancia cero! yo no tengo problemas con los estúpidos, mi problema es que se atraviesen en mi camino. Pero ya no reconozco a mi pais, no es el mio y cada vez lo es menos. Así, que retiro todo lo que dije sobre las características buenas de los venezolanos en general, y corrijo, son patrimonio de los venezolanos que Yo recuerdo y que fueron y son cordiales, amigueros, bromistas, bonitos y de sangre caliente.

petite story

Once upon a time, there was a little princess who took good care of small children in a beatiful garden. But, some children were poisoned. The air that flew inside them was dark and evil and she inadvertedly caught the venom and it run throught her blood making her sick and poisoned as well. Her mama tried to take care of her poor child, bringing cups of hot potions with honey and other fairy stuffs, but it was not enough. She had to be taken before the Great Master of Healing, and fortunately she made her feel better using some magical instruments and small but powerful stones. Some days later, the little princess was as beautiful and healthy and vibrant as always. Now, her mama is poisoned.