amor

Y a medida que pasan los años comienzas a celebrar no yá “El día de los enamorados”, sino “El día del amor”, para finalmente y de manera increíblemente afortunada, festejar “El día del amor y de la amistad”. Así, que según está previsto, este año celebraré junto a mi amor de que se yó cuantos años, 40?, además de mis amores de 27 y medio, 22, 19 y 15 años, y algunos de los amores nuevos que van a representar la parte de la amistad.
Me faltarán amores que están lejos y al lado de mi corazón, en esa parte que arde horriblemente con los recuerdos y arruga un poco más el alma ya de por sí un poquito estrujada.
Espero que todos mis amores tengan un muy feliz día aunque sé que algunos de ellos desearían estar en otros brazos…

Amor mío, mi verdadero y más grande amor
Mi razón
Mi copa y mi contenido
Mi piel y mi sangre
Te he amado aún antes de conocerte
Mi vida entera. Mi apoyo, mi suelo, mi cielo, mi Sol
Mi satisfacción, mis lágrimas, mi risa
Mi plenitud, mi ancla, mis remos, mi muelle. Mi sombra, tu sombra
Eres mi tierra y mi semilla, mi riego y los rayos de Luna que iluminan mi piel.
Sin tí no puedo crecer
No puedo florecer sin tu ternura
Tómame pues nací con tu nombre
Puedo ser tu tormenta
Puedo ser tu bahía
Puedo ser tu palmera
y la arena que maltrata tu piel
Me recuerdas, amor?
Tu amiga especial…
recuerdas, amor?
Puedo ser tu flor
y tu espina
Pero siempre será amor
Gracias por poder tenerte
Gracias por tenerme, por existir y estar a mi lado
Por tu hombro, tu afecto, tus besos y miradas
Tu voz, tus ojos de hielo, tus caricias, tu alma
Gracias por tu amor
Eres mi mejor vida, mi mejor encuentro, mi momento eterno
Gracias por la vida que me sembraste
Gracias por amarnos


Y volverán a encontrarse, reconocerse, recordarse y amar de nuevo

si fuera perfecto…

Porque si fuera perfecto nadie se deterioraría y enfermaría y así nadie tendría que ser testigo impotente del sufrimiento del otro ser muy, muy amado.

Ruego disculpen la avalancha de autoconmiseración y lamentos que se viene…


Tengo cierta experiencia en enfermedades cercanas, el larguísimo cáncer de mi papá, infartos y diversas dolencias cardiovasculares, accidentes, tumores, horrores todos que me dejan temblando y sin aliento cada vez que escucho sonar el teléfono, aunque sean las diez de la mañana.

Han habido enfermedades que yo he podido “controlar”, incluyendo la malformación cardíaca de mi primer bebé y que nos sometió a ambos a diversas torturas, físicas y mentales que nos dejó con cicatrices visibles y otras mas disimuladas, hasta varios dengues,(aliviados con jugos, sopitas, cariñitos en las cabecitas sudorosas), cólicos y nauseas de diversa índole (que ayudas con una manzanilla dulcita y con un poquito de limón exprimido, además de jarabes adormilantes), gripes (masajes con vaporub, extra consentimiento, dormir en la cama y leche caliente con miel), y han habido los eventos horrorosos en los cuales una no tiene ninguna vela, nada que hacer, solamente convertirse en un testigo pasmado y consciente de la propia inutilidad, y lo dejan a una sin respiración y sufriendo eternamente de lo que ahora de manera elegante denominamos estres post-traumático.

Y si ya es espantoso lidiar con dolencias que una puede medio controlar, lo que escapa de nuestro entendimiento y savoir faire, sencillamente no tiene nombre y es inevitable el cuestionamiento de porque el/ella? y cientos de preguntas más que terminan con: “bueno, pues es así…”, suegros, abuelos, tios, cuñados, amigos, todo un rosario…

La vida me ha regalado terribles momentos que han marcado mi vida con mis 4 hijos, unos mas prolongados que otros, unos mas violentos que otros, unos mas desesperanzadores que otros, unos mas injustos que otros, unos mas incomprensibles que otros. Pero en todos ellos, su papá y yo hemos sido los rectores de las acciones a tomar. Bueno, mas o menos…

Pero que pasa cuando a mi edad, es mi mamá la que siento mi hija, y es el destino el que ha dictado que yo esté a miles de kilómetros de ella?
Como ayudarla, como aliviarla, como acompañarla como lo he hecho en los últimos 25 años de nuestras vidas?

Como controlar, porque sí, necesito controlar, lo que se hace o se deja de hacer, como decidir, si no depende para nada de mí? desde acá solamente puedo llamarla por teléfono a diario, y sugerir, preguntar, investigar…

La última parte de nuestra vida, concientemente de que nunca sabremos cuando será, sino solamente presentir, no debería nunca ser parte del azar, suerte, destino, edad, consecuencia y pare de contar. Uno definitivamente tiene que tener algo que ver en eso. No puede ser uno otro simple espectador de lo que nos está fulminando.

No puedo ayudarla a vestirse, ella no puede ni tomar el cepillo para arreglarse su cabello siempre bien teñido, combinar su ropa con las “alhajas” adecuadas, limpiar algo, sacar brillo por acá, planchando por allá, siempre ordenando, muchas veces hasta atravesada en el camino, y ahora verse reducida y limitada a algo “de la edad”. Está tan adolorida que hubiera preferido, según sus palabras, una enfermedad más grave que la tomara en un tiempo determinado, y no tener que cargar con ese dolor y entumecimiento, al que solo aspira a aliviar por unas horas, porque “está bien embromadita”

Por ahora, desde tan lejos, quisiera si fuera posible, sobarle los hombros a mi mamá con aceite alcanforado como tantas veces hizo conmigo, calentándome las manos sobre la llama de una vela, como ella, para aliviar mis dolores de barriga, y cantarle como estoy segura que hizo tantas veces para arrullarme, con nuestro himno, hasta que el sueño nos venza, pero ahora para ella solita:

Duermete mamita, no hay nada más que hacer,
lavaste mil cosas, lo hiciste muy bien.
Esta niña quiere que la duermas tú,
descansa tú ahora, yo te arroparé …

Aprovecharé, será, que la luna llena está sobre mi signo Capricornio y me permita un viaje astral, si es que ambas cosas están relacionadas…

papi…

Posted by Picasa

Mi papá se murió muy temprano, antes de lo que debía, mucho antes de que yo dejara de necesitarlo. Aunque fue mi papá, no fué el mismo papá de mis hermanos… no porque no compartieramos la misma sangre, sino por aquello de vidas pasadas.

Tuvo muchas vidas, su vida de hombre joven, moreno (negro para nosotros que aún nos maravillamos de que nuestra piel sea tan blanca a pesar de él), elegante y casi inmediatamente, su vida de hombre enfermo. Claro que esto no podía ser un calificativo, era muchísimo mas que eso.

Pero para mí, su “maraca”, “la menor”, “la pecosita”, mi papá no fué el mismo de los demás, a mí no me tocó el que estaba saludable.

Conmigo no pudo bailar, no los 15 años, que además casi no celebramos por un duelo que sobrellevábamos por la muerte de alguien que en este momento no recuerdo. No pudo enseñarme a bailar salsa ni merengue,afortunadamente no hizo falta, supongo que la sangre me lo transmitió, porque mira si lo bailo bien! Tampoco pudo compartir conmigo horas enteras envuelto su abdomen en plástico en maratones de ejercicios y bailes con mis hermanas, para adelgazar, para estar en forma. Un salsa-casino de ahora, pues.

Me tocaron cosas increibles con este papá, fuí muy especial para él, me regaló mi primer par de guantes de cuero para manejar, a juego con un paraguas con mango de madera pulida y un abrigo impermeable super chic para una criatura de 18 años. Viajé a Nueva York en primera clase, tomando champagne durante las cinco horas de vuelo, y ahí me decía salud! cada vez que el avión se movía y me asustaba.

Reímos mucho, lloramos mucho…

Cuando ya estaba de frente a la muerte, nos entusiasmó a Manuel y a mí a viajar todos a New Orleans, influyó definitivamente para que no tuviéramos nuestra luna de miel en Jamaica como teníamos planeado, sino a Aruba, adonde viajó con mi mamá, dos días después de nuestra boda y tuvimos una maravillosa luna de miel comunitaria!

Era difícil, muy difícil, pero en hoy no voy a hablar de eso. No hoy, probablemente nunca más. El beneficio de los que se han ido se lo brindo, y recordaré sólo lo bueno. Espero gozar de la misma cortesía cuando yo muera también, pues al fin y al cabo soy la hija de papá, y cargo con muchos de sus defectos. Recordaré su picardía cuando me iba a casar y cambió la hora en el reloj para quedarnos solos en la casa un rato, asustando a todos en la iglesia por nuestra tardanza,y su traje blanco como el mío y como el de Manuel…Recordaré sus empapadas en perfume, sus uñas pulidas, su inalterable elegancia, sus bastones, sus oscuras y suaves manos y sus abrazos, sus eternos domingos de celebración, cuando se podía, de champagne, langosta, caviar y paté y miles de cosas más que no recuerdo pero que siento al cerrar los ojos.

Lamento que se haya ido y que no nos hayamos podido disfrutar a nivel de adultos, me hubiera gustado que disfrutara con nosotros de este descubrimiento de vinos, hubiera querido destaparle, en silencio como me enseñó sin que explotara el corcho, heladas botellas de blanc de noire, mostrarle otros sitios, me hubiera gustado que cenara con nosotros en Cabaña Las Lilas, me hubiera gustado que conociera a mis hijos, quisiera haberle enseñado Caminito y que oyera y viera tango de verdad y en vivo, me hubiera gustado que leyera lo que escribo y lo que escribe Icho, los hermosos poemas que a veces me escriben mi esposo y mis hijos, que viera nuestros éxitos, nuestros esfuerzos, nuestra vida…

Pero en fin, los tiempos según dicen por ahí, siempre son perfectos, y nada podia suceder simplemente de otra forma. Así que nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene nada le falta. Sólo Dios basta.

suerte en la vida

Sea como sea, hay que tener suerte en la vida. Muchas cosas dependen de lo mala o lo buena que sea.

Al parecer, por mucho que se trabaje, por mucho que se rece, a pesar de interminables horas de cuidado, de energías, de hacer las cosas bien, aún cuando no queramos, de sacrificios y deseos, de hacer las cosas mal y arriesgarnos, de no hacer sencillamente nada útil, ni por ti ni por otros, simplemente a veces hay que tener suerte en la vida.

Si no, ahi tienen a Cenere, segun mis hijas es mi nieto, y expresamente prohibi que me llamaran Nonna en ningun momento. No con este nieto, ni con ningún otro. Nonna será cualquiera otra señora.

Ahi está, nada mas y nada menos que durmiendo en mis brazos.

Y no es que yo lo consienta especialmente. Como buena abuela, o Bela (ya está decidido, aunque el Belo se niegue a eso), me limito a darle su comidita, leche y unos cuantos amapuches. Pero tiene a cinco tontos más por ahí, que lo cargan, lo besan (aunque tiene pulgas), lo arropan, y se dejan masacrar por docenas de minimas armas punzo penetrantes  que tiene por dientes y garras.

Hace como 6 semanas mi hija menor lo encontro en el parque, y según ella, apenas la vió, echo a correr para casi, casi, subirse a sus brazos. Y ahora? duerme con ella, come sardinas y toma leche, lo que me hace preguntarme sobre sus hermanos. Tiene que haber tenido hermanos, donde estaban esa tarde? porque fue solamente Cenere el que estaba alli maullando cuando su vida dependía de ello precisamente?

Otros gatos nunca son encontrados, ni rescatados, ni queridos o mimados como este vagabundo, en el sentido literal de la palabra. Entonces, por que él? Buena suerte.

Y eso hace que me formule la siguiente pregunta, por que pasa lo que pasa?  “Los designios de Dios son un misterio para los humanos”,  “Ël tiempo de Dios siempre es perfecto”, “No cae una hoja de arbol sin que eso haya sido Su voluntad”, y un larguisimo etcetera que me deja en total y completa frustración.

Es de entender que los mayores vayan cayendo como hojas ya secas de un árbol.

DEBE ser así.  La savia debe alimentar y hacer fuerte a los brotes y no desperdiciarse en ramas que ya no darán frutos.

Pero  los niños,  los jóvenes, y las parejas que  esperan que la cría crezca un poco o al menos no los necesiten 24 horas, para redescubrirse y amarse aún mas?

Que sueñan con disfrutar momentos mas tranquilos en los que nuevamente estarán solos como antes, sin preocuparse tanto por los horarios y necesidades de otros, solo ellos? Mala suerte

Posted by Picasa

Monte Vide Eu

Debo comenzar otra vez y tu me ofreces esa oportunidad. Desde nuevo, fresco, vibrante, desconocido, inusual, habra algo en comun? habra sol? flores conocidas? el canto del pajarito de ojos amarillos? veremos a No?….Y sera que esto es tan importante al final?
Sera nuevo… Arrastramos personas, animales, corazones, cotidianidades, cosas…. Hay algo mas que lo que nos muestran en primaria?… Centenares de preguntas y al final sera facil… estoy segura…dificil, pero facil. Precisamente para esto ha sido nuestro continuo entrenamiento. Por ahi, y a lo mejor es que ahora y alli es hacia donde nos dirijiamos. Seguro que no era quedarse aquí… palideciendo, languideciendo, muriendo, explotando, esperando siempre algo que no llega ni llegara, al menos en esta vida, al menos no para mi…

Fresco,limpido, brumoso,helado, con brisa marina,con brisa dulce, con olor a lena
Lo necesito…

Petits plats en tarde de agosto






Una luminosisima tarde de agosto, Manuel, a cargo de la cocina, junto a Tommy y Anibal (quienes sirvieron de excelentes Maitres y descorchadores), fueron lo suficientemente bondadosos para brindarnos una linda merienda a base de petits plats, a mi y a mis consecuentes amiguitas del futbol.Varias botellas de Blanc de Noir Dubois de la casa Freixenet, en armonia dentro de la hielera de Papapa, sirvieron de alivio al inclemente calor.

Para comenzar disfrutamos de un exquisito Gazpacho de fresas coronado de crocantes de jamon iberico (que casualmente trajimos de Donostia), cuentas de cantaloupe y croutones de pan de campo.

Luego vino un fresquisimo Tiradito Aji – Cilantro de merluza con chips de camote.

Como tercer platito, y todavia con la nota “en frio” nos sirvieron una Causa limena de salmon poche.

Una vez encendido el fuego de la cocina, degustamos atun a la plancha, o abrasado, como dicen por ahi, con pisto manchego y pure de guisantes.

Continuamos con camarones del pacifico en leche de coco y crocantes de ocumo.

Siguiendo el viaje culinario, nos alejamos un poco del area para disfrutar de exoticas alitas “Saigon” de pollo, deshuesadas y rellenas de ingredientes desconocidos, y su tinita de muoc cham.

Salchicha belga de hierbas sobre arroz a la cerveza, siguio despues, para terminar con Pintxo de Chateaubriand, con su inseparable salsa bearnaise, y cubitos de papas doradas y un ladito de berros con solo un chorrito de delicado aceite de nuez.

Mejor? sencillamente imposible!

Para limpiar nuestro paladar nos refrescamos con un sorbete de mangos caseros perfumado con aceite de arbequina.